10 jul. 2012

Lemoncello (Guest Chef)

Hasta que vuelva a tener tiempo e inspiración gastronómica, yo sigo posteando las recetas enviadas por los chefs amigos. Hoy, José Luis, par del reino en el Opinador y fotógrafo de esos que yo quiero ser cuando sea grande, nos trae su Lemoncello casero. Salud !
---

Lemoncello. La bebida perfecta para decir que uno estuvo tomando mientras la esposa cabeceaba balas en un baño. OK, quizás no tan perfecta, a Carrascosa no le funcionó la coartada esa de que había tomado un café con lemoncello en el club house, pero bueno, no es para echarle la culpa a la bebida tampoco.

Pero vamos a los bif... a los limones.




Ingredientes:

8 limones medianos de cáscara gruesa (no los de cáscara lisita)
1/2 litro de alcohol fino
1 litro de agua
1 kg. de azúcar
2 botellas vacías
16 días




Muestro los que yo usé, solamente para dar envidia.
De limoneros de suegro y una tía de mi mujer.

Es importante que los limones sean del limonero de alguien conocido. El lemoncello se hace con la ralladura de la cáscara y no queremos que esté fumigada con porquerías que podrían hacer que ambos cónyuges terminen liquidados por comprar limones en el súper.

















A la izquierda, la ralladura. A la derecha, los limones desnudos.
Guarda que parece mucho porque usé el doble de limones. 


Preparación

Hay que rallar la cáscara de los limones, cuidando hacerlo solamente de la parte amarilla y no la blanca que viene inmediatamente abajo. En los primeros dos limones parece que no es casi nada lo que queda, pero a no alarmarse que al avanzar uno ve que queda bastante.






Y si quieren meterle nariz al frasco ese,
métanle y van a oler lo que es bueno.

Una vez lista la ralladura, ponerla toda en un frasco y echarle el medio litro de alcohol fino. Debería quedar más o menos como en la foto de la izquierda.

Ahora hay que esperar unos minutos. Once mil quinientos veinte, más exactamente. Dicho en unidades de tiempo más aprehensibles, 8 días, en un lugar fresco, seco y oscuro, como decían los medicamentos cuando yo era chico (hace unos cuantos minutos también). Ocho días es un mínimo, porque puede ser más, no hay ningún problema. El de este artículo lo dejé como un mes y medio al fondo del piso de abajo del vajillero del living. Si no tiene vajillero, puede usarse cualquier armario o lugar cerrado acorde. Y no, no es que me lo olvidé, es que no tenía tiempo para hacer lo que viene.





No, no es un análisis de orina con
sedimentos de arenilla.
Es el modelito terminado del alcohol
reposado con la ralladura.



La cosa es que pasado ese mínimo de 8 días de reposo, cuando sacamos el frasco vamos a presenciar una belleza ambarina como esta:

Y de vuelta, si abrimos el frasco y no le escatimamos nariz, we are in for a treat. Pero sigamos.

Ahora hay que colar el menjunje. En tres filtradas tres. Solamente porque a la receta esta la escribo yo y soy hinchaquinotos con el tema de que quede bien filtrado. Y si no lo hacen así les caerá la maldición de los limones (si sos varón, te crecen; si sos nena, al revés). Así que atenti.










Si tenemos la mano lastimada, le pedimos
a otro que estruje el filtro
 o vamos a ver las estrellas.

La primera filtrada hay que hacerla con un filtro de tela para café, y es bien rápido. Pasar todo por el filtro e ir estrujando toda la ralladura con la mano porque hay mucho alcohol en esa especie de hollejo, y no lo queremos perder. La ralladura, luego de filtrada y estrujada va a la basura con nuestro agradecimiento por los servicios prestados.

















Ya hicimos el primer filtrado, y vamos a ver que el alcohol esencial que nos quedó está turbio. Así que vamos a colarlo de vuelta, pero esta vez con algo más fino: un filtro de papel para café.


Vamos a ver que después de una primera parte que pasa rápido, empieza a filtrar despacio. Es así, son las porquerías microscópicas que estamos filtrando que se meten en los poros del papel. Paciencia, darle tiempo hasta que salga la última gota.








Así se filtra, carajo.
Y realmente dan ganas de tomárselo.
O algo.



Y después, con otro filtro nuevo, volver a filtrar. En este vamos a ver que pasa mucho más rápido, y es lo que queríamos, porque ya está casi totalmente limpio. Luego de la segunda filtrada quedaría más o menos así.
















Esto es lo que quiero decir con "un buen hervor".
Bullendo a lo bestia en la hornalla grande.

Ahora vamos con la otra parte del explosivo binario: el almíbar. Agarramos una olla, le ponemos el kilo de azúcar, le agregamos el litro de agua, y lo ponemos a hervir, siempre revolviendo con cuchara de madera haciendo ochos porque no queremos que el azúcar del fondo se haga caramelo contra el fuego. Le metemos fuego y ochos hasta que rompa un buen hervor. Va a tardar un cachito más que sólo agua, sospecho que el agua muy azucarada tiene un punto de ebullición bastante superior a los 100 grados, así que guarda con las salpicaduras.




Y ya casi estamos. Ahora hay que esperar un rato a que se enfríe el almíbar. Una sugerencia para acelerar este trámite es hacer una especie de baño María inverso (¿baño José?), sumergiendo la olla en la bacha de la cocina llena de agua fría y cambiándole el agua cada unos cuantos minutos. Al enfriarse vamos a ver que el almíbar toma una consistencia más pesada y densa, como de... almíbar.


A lo bruto. Todo adentro de una.
Con perdón.

Ahora vamos al paso final: la mezcla. Primero reservamos aparte un buen vaso del almíbar, que vamos a usar para ir ajustando la mezcla de acuerdo a nuestro gusto. Luego, el momento mágico de la mezcla: las dos partes tan diferentísimas en sabor; la acritud del limón con lo filoso del alcohol y la redondez aterciopelada del almíbar, que se unen y danzan en un círculo final para darnos el coso este.

Aquí vamos a ver algo curioso: cómo dos líquidos totalmente cristalinos, al tocarse, combinan de golpe y generan una solución de una turbiedad casi opaca.









Sí, además del sabor,
se ve gloriosamente rico.


Ahora vamos a hacer cucharita. No, la siesta la dormimos después, y no jodamos, que estamos haciendo lemoncello. Quiero decir (¿todo hay que explicarlo?) que hay que sacar una cucharita y probar. Va a estar fuerte. Le vamos agregando del almíbar que habíamos reservado y vamos probando hasta que quede a nuestro gusto. A mí siempre me queda un poco de almíbar, pero supongo que esa será la firma de autor de cada uno: es a gusto. En el que hice para estas fotos, a una de las botellas le agregué el almíbar "sobrante" y preparé uno más suave y dulzón.













Modelo terminado.
Los limoncitos al costados son mariconería mía.


Luego viene el embotellado. Embudito y botellas bien limpias y en dos minutos está todo básicamente listo.

Recordemos que para hacer la cantidad de lemoncello de la foto (casi 4 litros) hice doble todo, 16 limones, 1 litro de alcohol, 2 kilos de azúcar, 2 litros de agua.






Luego de embotellado, guardar todo y dejar reposar 8 días más antes de consumir. Por qué, la verdad no sé, pero así es como me lo dijeron a mí y así lo hago. Porque la tradición también tiene rico gusto. Y la espera, siempre que no sea mucha.

Enjoy.

28 comentarios:

José Luis dijo...

Gracias por publicarlo, Mike. Quedó buenísima la edición.

Klaus dijo...

Qué buenas las fotos!!!

José Luis dijo...

Klaus, gracias. Pero mejor quedó el lemoncello.

José Luis dijo...

Mike, sorry. En los ingredientes falta "1 kilo de azúcar".

Mike dijo...

Fixed. Muy bueno lo de contar los 16 días como un "ingrediente".

Mike dijo...

JL, tenés una estimación del % alcohólico del producto final ?

José Luis dijo...

Jeje. Me pareció un ingrediente el tiempo, porque "hay que tener" paciencia.

25 < ºAlcohol < 33, dependiendo de cómo lo mezcles. A mí me gusta más licoroso, a otros les gusta más dulzón. Se banca congelador. Queda brutal para el café de la sobremesa.

Gatienso dijo...

Buenisima la receta, pero me permito corregirlo en lo único que se acerca de como se prepara este elixir, en italiano se llama limoncello, la e corre por cuenta de los anglófilos

José Luis dijo...

Que nos saquen de la ignorancia siempre es buena noticia, Gatienso. Gracias por el dato. Hasta lo pronunciaba "lEmoncello". Y era con "i". Qué lo parió.

Gatienso dijo...

Otra "sugerencia" en el sur de italia, de donde es oriundo el limoncello, se lo guarda en el freezer, tranqui que con el alcohol que tiene no se congela, es muuuucho mejor que el sacrilegio que hacen en algunos lados de servirlo con hielo. La medida tradicional es un vasito muy chico como un shot de tequila

Gabriela dijo...

quiero TOOODDOOO!! los limones esos tan bonitos, las botellas llenas, las fotos preociosas con el sol asì de refilòn, la capacidad de sacar fotos y cocinar al mismo tiempo.... TOODDOOO!!

Ojo que eso de los limones de alguien conocido me disparò mil ideas (por ejemplo: la Cuccinotta cuenta?)

Ando viendo recetas para hacer con naranjas para mis crepes, supongo que un buen "narancello" se puede desprender como corolario de esta eXXXquisitez 8con triple x porque de tan bueno ya es pornogràfico)

baci!

José Luis dijo...

Gabriela, si la Cuccinota se pone a hacer limoncello, Italia se hace monocultivo como Argentina con la soja.

Nunca probé de hacer "narancello" con esta misma receta. ¿Quedará muy amargo? Para probar...

El sol fue buscado. En parte tardé en hacer la segunda parte post-maceración porque nunca podía enganchar un día a la tarde con esa luz entrando. Soy hinchapelotas.

Martín Benegas dijo...

Pectacular!!! tengo varias recetas de licores que cuando quieran comparto (no soy acaparador)

Don Freeman dijo...

El alcohol fino ¿es ese comunardo que se compra en la farmacity? ¿Se puede tomar eso? ¿No te mata?

No es chiste. Pregunto de puro "inorante".
Agradeceré avivada.

Salu2.

José Luis dijo...

Es etanol, alcohol etílico al 96%. El contenido alcohólico de las bebidas (40% de un vodka, 10-15% de un vino, 5% de una cerveza, etc) es exactamente eso, porcentaje en volumen de etanol sobre el volumen líquido total.

Pegale un beso a la botellita del botiquín y vas a ver que el gusto es familiar, como un aguardiente pero a lo bestia. Me dijeron.

José Luis dijo...

Martín, yo he preparado Apricot y Cherry, o sea, en criollo, licor de damascos y licor de cereza, además del limoncello. Si uncle Mike nos deja, podemos armar un apartado de licores acá mesmo.

Ah, Freeman, y el "alto" contenido alcohólico hace que todo te dure años. Tengo todavía Apricot que preparé hace como ocho años (en cantidades ingentes, tenía un damasco atrás de la casa que alquilaba en aquel tiempo) y está cada vese mecore mecore. Pero para muy machos. Fue la primera tanda que hice y se me fue de alcohol.

Martín Benegas dijo...

Pero desde luego, he experimentado durante años con distintas recetas y proporciones, algunas con final feliz y otras... bueno, he hecho lemonchello, licor de café. de chocolate, de dulce de leche, de leche, de miel, de banana, de huevo, apricot brandy (cuando se conseguía el brandy Otard-Dupuy) intente hacer licor de granada pero no salió rico, mi actual desafío es hacer un fernet que se pueda tomar, tengo una idea de todas la hierbas que lleva pero es un proyecto que va a llevar por lo menos 6 meses, también quiero incursionar en la elaboración de cerveza artesanal. Bueno me fui por las ramas, si el Comandante Mike lo desea podemos mostrar nuestras habilidades licorísticas.

Martín Benegas dijo...

Hablando de Vodka, no es otra cosa que alcohol diluído en agua, Porta vende una alcohol al 96% tridestilado muy bueno, pones 400 cc de ese alcohol y 600CC de agua destilada y voilá, tenes un litro de algo muy parecido al Smirnoff, y mucho mas barato.

José Luis dijo...

Martín, jatejoder, tirá recetas. Licor de miel??? Ni sabía que existía.

Datazo el del vodka.

Mike dijo...

Por supuesto ! Manden las recetas que quieran al mail del Opinador (opinadorcompulsivo@gmail.com) con fotos si tienen, y las vamos posteando, yo me encargo de la edición.

JL, no mencionaste si hay que hervir las botellas antes, como cuando se prepara conservas. Supongo que no hace falta, con los niveles de alcohol en juego, los gérmenes tienen que ser muy machos para meterse ahí.

José Luis dijo...

Mike, tenés razón con lo de las conservas o dulces: hervir los frascos y luego pasarles un algodón con alcohol por adentro minutos antes del envasado.

A las botellas no les hice eso por lo que decís, van a tener alcohol a full :). Las lavé con agua caliente, detergente y cepillo por fuera y por dentro, y las enjuagué escrupulosamente para que no quedara ni rastro del detergente, eso sí.

Valeria dijo...

Remilgados salvajes unitarios. En la frontera con el indio se toma pisco sour. Los varones exprimen los limones mientras las mujeres de la aldea trituran el hielo con las muelas.

Tweet de M. Marta G. Belsunce (@ahivalabalaatajala): Sigan con el humor negro que van a ir a parar todos a la lista de Missing Children. Hasta que aparezca el pituto.)

"El gordo" Carrascosa dijo... Soberbio el post. Hay FCBK page de TDK así lo podemos compartir?

Mike dijo...

No, Misia Valeria, el blog entuavía no tiene página de feisbuck. Ni la tendrá... ya tengo demasiados passwords en mi vida.

Pero ustè puede repostear lo que desee, si avisa en donde lo vió primero :)

Valeria dijo...

Bien, le aviso a Carrascosa entonces.

"Ya tengo demasiados passwords en mi vida": directo a Instant Classic Collection.

Martín Benegas dijo...

Mike ya te voy a mandar la receta del licor de miel, con respecto a la higienización de las botellas yo además de lavarlas por dentro y por fuera con detergente también las meto al microoondas por 15 segundos, dicen que eso las esteriliza.

Martín Benegas dijo...

Mike, te mande la receta del licor de miel.

Anónimo dijo...

Salio pèrfecto!!!!Gracias por la buena onda puesta en la receta!!!

SG dijo...

Muy estúpido y fuera de lugar, tu comentario sobre Carrascosa